jueves, 20 de agosto de 2015

, , ,

Cuadernos de viaje. Costa Brava

Un viaje de verano tiene como imprescindible visitar la playa y durante el mes de julio tuve la oportunidad de visitar la Costa Brava en Cataluña, concretamente Gerona. La Costa Brava se extiende desde la frontera de Gerona con Francia hasta Blanes, si no me equivoco. Está compuesta por múltiples localidades costeras que más o menos pueden ser conocidas e incluye parajes naturales como el Parque Natural del Cabo de Creus, las Islas Medas, jardínes botánicos y sobre todo multitud de calas y playas para todos los gustos.
Sa Riera
Si lo que quieres es vistar calas y playas hay muchas y cada una tiene su encanto, a pesar de que en época estival estén masificadas, pero que le vamos a hacer con los calores, todos somos turistas en algún momento y sea donde sea.

Bien, mi viaje comienza en la localidad de Begur que dicen cuenta con unas de las mejores playas de la zona: Sa Riera, Aiguafreda, Sa Tuna, Fornells y Aiguablava. Las que pude vistar de esta zona fueron Sa Riera, se encuentra más "cerca" de la zona edificada y digo cerca entre comillas porque realmente el centro del pueblo de Begur está bastante más arriba y alrededor de la playa se encuentran casas y unos pocos restaurantes, 5 o 6, no más, por lo que es una zona muy tranquila y la playa es algo extensa si la comparamos con otras de la misma localidad lo que hace que se esté muy agusto de aguas claras y arena gruesa. Sa Riera cuenta con un camino de Ronda por el que puedes llegar paseando a otras playas como la del Racó, que es la típica playa extensa que llega hasta Pals y previamente para llegar a Racó se pasa por la cala de Illa Roja, muy bonita en su paisaje pero de tipo nudista aunque si no tienes reparos puedes quedarte en ella.
AiguaBlava para Fornells

Otra visitable fue Aiguablava, la cual ponen como la mejor y más bonita pero para mí fue un poco decepcionante, demasiada gente para unos pocos metros de arena. Cuenta con zona de restauración justo pegada a la playa además, tiene otro camino de Ronda, un camino que es el más largo y que une varias playas de la zona: Platja Fonda, las pequeñas calas de Fornells, y la playa de Aiguablava.

Cerca de la localidad de Begur, si se tiene tiempo se pueden visitar otras como la cala de Aigua Xelida perteneciente al término de Palafrugell y la cual se convirtió en mi preferida a pesar de ser la más pequeñita y es que aunque habia gente, sus pocos metros no permitían mucho más por lo que la gente iba y venía a ratos, con un agua azul turquesa, muy clara y en calma, un lugar idóneo para estar tranquilos. Cerca de ella hay otras pequeñas calas. Cogiendo el coche de nuevo para visitar más sitios nos vamos a Tamariu, otra localidad costera con mucho más ambiente costero que Begur, también más gente y una playa más grande que poder disfrutar, con una arena mixta y el agua también bastante tranquila.
Aigua Xelida

Para alojarnos escogimos como punto de partida el Hotel Sa Riera, el cual cuenta con desayuno incluído ¡muy bueno para comenzar el día! y piscina que poder utilizar si una tarde no apetece llenarse de arena. Las habitaciones eran adecuadas y el servicio también, además si se tiene suerte puedes tener habitación con vistas al mar (todas cuentan con un balcón de buen tamaño) y es que el Hotel se encuentra a pocos metros de la playa Sa Riera.

En toda la zona se pueden realizar diferentes deportes desde senderismo, snorkel o ir en kayak, eso sin contar la posibilidad de ir en velero. Por último, recomiendo utilizar unas zapatillas/sandalias/chanclas adaptadas para meter en el agua y caminar, son casi esenciales en esta zona ya que el fondo marino tiene muchas piedritas que pueden ser incómodas incluso para entrar a remojarse.
¡A disfrutar!

0 comentarios:

Publicar un comentario