viernes, 3 de febrero de 2017

,

Cuadernos de viaje.Día 4: Copenhague: sol y lluvia.

Los dos últimos días del viaje decidimos finalmente pasarlos en Copenhague de verdad, ya que aunque los otros días habíamos vistos cosas de ella siempre había sido a trozos, así que después de dejar la idea de visitar Malmö (Suecia) decidimos aprovechar el sumergirnos en la capital danesa, estos nos salió bien a medias.

Nyhavn
El día 2 de enero decidimos por tanto, no madrugar mucho ya que teníamos todo el día para ver lo que nos quedaba de Copenhague y dar una vuelta por los mismos sitios incluso.


Fue el único día que tuvimos soleado y despejado,  y la verdad que es una maravilla disfrutar de una ciudad así, por lo que encaminamos nuestros pasos por Stroget hasta llegar a la plaza de Kongens Nytorv, actualmente en obras del metro. Alrededor de este lugar podremos ver el Teatro Real de finales del XIX y el Hotel D'Angleterre ¡muy decorado en Navidad! Rodeando Kongens Nytorv llegaremos a Nyhavn, las conocidas casas de colores que aparecen en más de una postal. Fue construido a finales del siglo XVII como conexión del centro de la ciudad con el mar, ahora mismo ya está plenamente integrada y es una zona con ambiente, se puede disfrutar en un local tomando algo e incluso coger un barco con Canal Tours.
Marmorkirken

Desde aquí y bordeando todo el paseo llegamos a Amalienborg, es un palacio residencia oficial de la familia real danesa durante el invierno.Aunque realmente son cuatro, ocupados cada uno de ellos por diferentes miembros de la familia. Aquí se puede observar el cambio de guardia real, que sino recuerdo mal es a las 11 de la mañana, además suele tener cierto paso restringido. El coste por adulto es de 95 DKK, nosotros decidimos no entrar ya que con la Copenhaguen Card habíamos tenido suficiente y por desgracia, no pudimos cuadrar horarios para aprovechar.

Desde aquí y con mucho ambiente turístico, nos dirigimos a visitar el interior de la catedral de mármol o Marmorkirken, una iglesia con un exterior impactante y que contrasta mucho con la sobriedad de los edificios daneses de alrededor. Es de estilo barroco y destaca su cúpula de 31 metros de diámetro. Se puede entrar a visitarla de forma gratuita e incluso subir a la cúpula, aunque si no recuerdo mal subir a ella tiene un horario restrigido y coste de 5€.
 
Jardínes del Palacio de Rosenborg y su castillo

Viendo este espectacular edificio nos dirigimos hacia el norte en dirección al castillo de Rosenborg, está casi casi justo detrás de la iglesia. El castillo de Rosenborg está rodeado de jardínes y es un antiguo palacio construido en el siglo XVII de estilo renacentista y que guarda una colección de joyas reales entre otras cosas de recorrido histórico sobre la corona danesa. Las opiniones que leímos fueron reguleras así que optamos por no entrar, aparte tiene un horario un tanto reducido en esta época, de 10 a 14h. Es gratis con la Copenhaguen Card y sino también hay posibilidad de un bono de 36 horas para visitar Amalienborg y Rosenborg en ese espacio de tiempo.

Justo detrás del palacio nos encontramos con el Jardín Botánico, una grata sorpresa y un alivio porque después del día despejado estaba empezando a caer copos de nieve ¿¡?! en el botánico estaremos un rato calentitos disfrutando de diferentes plantas procedentes de diferentes continentes, tanto en el exterior como interior. En este mismo parque podemos visitar el museo Geológico y el de Historia Natural.
Edificio del botánico
 Volviendo en dirección al apartamento y como al final se había quedado el día despejado y con mucha luz no queríamos volver... así que acercándonos a uno de los canales desembocamos sin quererlo en el paseo conocido como Islands Brygge pudiendo ver la última puesta de sol de esta ciudad... Parece ser que en verano es una zona muy frecuentada y que cuenta con piscinas donde bañarse.
 
Atardecer en Islands Brygge







0 comentarios:

Publicar un comentario