jueves, 17 de septiembre de 2015

, , , ,

Lectura. Hacia los mares de la libertad

Hacia los mares de la libertad
Sarah Lark
Páginas: 616
Año: 2013
Ediciones B

Irlanda, 1846. Kathleen y Mic hael se aman y planean en secreto abandonar su tierra natal, la humilde y hambrienta Irlanda, en busca de una vida mejor en el Nuevo Mundo. Pero todos sus sueños se ven truncados cuando Michael es condenado como rebelde y desterrado a Australia. Kathleen, embarazada, se verá obligada a casarse con un comerciante de ganado y emigrar con él a Nueva Zelanda. Entretanto, Michael, con la ayuda de la audaz Lizzie, intentará escapar de la colonia penal para reencontrarse con su primer amor. Primer título de una nueva trilogía en la que Lark regresa al setting de Nueva Zelanda

Opinión Personal
Sarah Lark es una de mis escritoras de cabecera, y es que sus novelas nos llevan a paisajes soñados, países lejanos y sobre todo con mucha dosis de amor, superación y personajes muy muy fuertes y decididos, aunque los pobres tengan más o menos fortuna en sus vidas.

En Hacia los mares de la libertad (que título más apropiado, por cierto) tenemos como protagonistas a tres jóvenes que nada tienen que ver con los de la trilogía de la nube blanca de esta misma autora, quienes eran de buena familia en su mayoría. Ahora tenemos a tres pobles diablos de los que recorreremos sus vidas. La acción comienza en Irlanda con Mary Kathleen y Michael, ambos viven en el mismo pueblo y pasan una terrible hambruna en la Irlanda azotada por los ingleses. Michael, tras enterarse de Kathleen se ha quedado embarazada decide robar y así sacar dinero para el pasaje a América, la nueva tierra soñada, pero la jugada no le sale del todo bien y termina con sus huesos en la cárcel, para posteriormente embarcarse rumbo a Australia, la colonia donde los ingleses envían a los presos.
Kathleen, una bella joven rubia, quien cree en su amor por Michael no sabe muy bien que hacer con su vida una vez que el chico tiene como destino Australia, ese país al otro lado del mundo pero se le abre un pequeño camino cuando recibe la propuesta de matrimonio de Ian Coltrane, un chalán que aunque con buena actitud no deja de ser un barrullero, mentiroso y más cosas que la pobre Kathleen irá descubriendo, pero que la llevará a Nueva Zelanda, esperando así estar un poco más cerca de su amado. Allí conocerá a Claire, una joven soñadora que le servirá de gran apoyo en su vida en la granja.

Por otro lado, nuestra otra protagonista está en Londres, Lizzie, es una joven de sonrisa bonita que malvive como prostituta. Tras ser encarcelada por robar pan recae en el mismo barco que Michael, lo que hará que sus destinos se crucen, y no será la primera y última vez que se les pueda ver juntos.



A lo largo de 17 años veremos como las vidas de los tres van dando cambios, a mejor y peor una y otra vez, pasando de Australia a Nueva Zelanda, y en este país de la isla norte a la isla sur. Ninguno de los tres llevará una vida completamente satisfactoria y fácil, ya que tendrán miedo, volverán a recaer en las malas costumbres una y otra vez y mientras que para Michael, el amor de juventud que siente por Kathleen será un escollo en su amistad-relación con Lizzie, para Kathleen ese mismo amor será la que le haga soñar y tirar hacia delante y aunque los destinos de de los tres se vuelvan a juntar de forma magistral ¿será todo como al principio? ¿podrán Kath y Michael volver a vivir su amor? ¿tendrá Lizzie mejor fortuna que en su comienzo?

Paisajes de ensueño, los pakeha y maoríes quedan de nuevos unidos en una bonita historia de superación de los tres protagonistas en busca de la estabilidad, la felicidad en una nueva tierra llena de oportunidades y de amor. Esta novela cuenta con una segunda parte, A la sombra del árbol kauri, en la que como en otras ocasiones serán la generación posterior quien tenga el protagonismo.

Una puntuación final de 5/5 que se merece de sobra.



0 comentarios:

Publicar un comentario